• Conquista y Colonización de América

    Por

    Gabriela Bourguignon

La “historia oficial” nos enseña que el 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón “descubrió” América. Nos enseña que su expedición fue financiada y aprobada por los reyes católicos de España: Isabel y Fernando de Castilla y Aragón. Nos enseña que Colón tenía como objetivo llegar a la India, y que en cambio arribó a un continente desconocido. Nos enseña que encontró “indios” y que encontró oro, plata, alimentos exóticos, plantas y hasta animales nunca antes vistos. Nos enseña que, a partir de allí, los europeos trajeron la “civilización” a América. Pero nosotros, ¿alguna vez cuestionamos este relato? ¿Alguna vez nos detuvimos a pensar la profundidad e implicancias de este hecho que marcó la historia de nuestro continente?

 

conquista-lineat

Con la llegada de Cristóbal Colón a América comenzó la exploración, conquista y colonización de todo el continente. Este proceso se llevó a cabo en dos grandes fases. La primera fase se sitúa entre los siglos XV y XVI y estuvo liderada por España y Portugal. Dos elementos centrales en esta primera etapa son las bulas papales (1493) y el Tratado de Tordesillas (1494). En estos documentos, primero el Papa Alejandro y luego las coronas de Castilla (España) y Portugal establecieron los límites de las tierras que, en América, le correspondía a cada uno de estos imperios. Una segunda fase incorporó nuevos países conquistadores: Inglaterra, Francia y los Países Bajos. El interés que despertaba América no se basaba tan sólo en sus grandes riquezas, sino también en la necesidad de los países europeos de incorporar nuevos mercados y nuevos proveedores de materias primas, elementos fundamentales para alimentar el desarrollo industrial.

 

El “descubrimiento” y el “encuentro” son las palabras que se utilizan para explicar este hecho histórico de singular importancia.

 

Para los españoles y otros europeos que llegaron luego, el arribo a América significó encontrarse tierras y poblaciones desconocidas por ellos hasta entonces. Para las civilizaciones que habitaban estos territorios desde hacía siglos este hecho no tuvo el mismo significado. La llegada de los europeos y posterior conquista, significó, como señala Walter Mignolo, un “pachakuti”: un trastorno total del espacio y el tiempo, una “revolución invertida”. Se impusieron sistemas políticos, culturales, económicos, sociales y religiosos europeos a los pueblos americanos. Para estos últimos, la conquista implicó que les arrebataran sus tierras y riquezas, transformaran su economía y organización política, abolieran sus hábitos y costumbres y demonizaran sus creencias.

 

Varios autores –que se inscriben en el Pensamiento Decolonial, como Aníbal Quijano, Walter Mignolo y Enrique Dussel– señalan que los europeos lograron instalar un sistema de explotación y dominación basado en la clasificación social a partir de la raza. De este modo, se configuró una pirámide social donde los indios y los negros ocupaban el escalafón más bajo siendo sometidos a la servidumbre y esclavitud, seguidos por los blancos que no pertenecían a la nobleza, mientras los blancos nobles y europeos se encontraban en la cima de la pirámide y ocupaban los puestos altos y medios de la administración colonial, civil y militar. De este modo, el sistema de dominación colonial no sólo se basaba en la imposición del europeo sobre el no europeo, sino también en la justificación de ello a partir de la noción de raza: el blanco europeo era, por naturaleza, superior al negro o al indio. Esta configuración del poder es denominada por esta corriente como “colonialidad del poder”.

 

Pero la colonialidad del poder se observa también en otros ámbitos, como en el sistema económico. Fue un sistema heterogéneo porque incorporó elementos considerados “feudales” como la esclavitud y servidumbre, con el trabajo asalariado y la predominancia del capital. Sin embargo, esto no significa que el capitalismo en América no exista o sea subdesarrollado: ésta heterogeneidad permitió el desarrollo del capitalismo mundial. Como afirma Aníbal Quijano “Sólo con América pudo el capital consolidarse y obtener predominancia mundial” (Quijano, 2000).

 

Por último, la colonialidad del poder también estuvo y está presente en el ámbito cultural y religioso. La identidad europea fue impuesta a los indios y negros, quienes, como señalamos anteriormente, fueron despojados de su historia, sus creencias y su cultura en general. Lo no europeo fue etiquetado como inferior, primitivo, parte del pasado. De este modo, las identidades, experiencias e historias, fueron articuladas en base a la cultura europea, que se tornó hegemónica a nivel mundial. Ésta centralidad de la cultura europea se denomina “eurocentrismo”.

 

Esta imposición no se hizo sin que las civilizaciones que habitaban Nuestra América opusieran resistencia. Por el contrario, son innumerables los ejemplos de lucha de los pueblos de la región a la conquista europea. Sin embargo, también son numerosos los ejemplos de los pueblos americanos que secundaron a los europeos y se opusieron a sus hermanos. Finalmente, la espada y el hierro europeo fueron más fuertes que el arrojo americano.

 

En síntesis, la conquista y colonización de América significó la construcción de un nuevo orden mundial basado en el sometimiento del continente, al cual le fue impuesto un sistema económico, político, social, religioso y cultural organizado a partir de la colonialidad del poder, que constituye la explicación de los límites y fracasos de Nuestra América hasta nuestros días. Descolonizar y democratizar verdaderamente el continente es una empresa posible si y sólo si, los países latinoamericanos actúan en conjunto, al mismo tiempo y en un movimiento histórico popular, antiimperialista y anticolonial.

El Dato

Si bien la conquista y colonización de América significó la imposición y el triunfo de los sistemas económicos, políticos, sociales, culturales y religiosos europeos sobre las sociedades indígenas, estos no los aceptaron sin luchar. Uno de los principales defensores de las culturas originarias del continente fue Túpac Amaru I, rey Inca entre 1570 y 1572. Éste lideró la lucha contra el avance español hasta su último aliento. Doscientos años después, uno de sus descendientes, Túpac Amaru II, llevó a cabo la mayor rebelión indígena de todo el continente. ¿Cuáles eran sus reivindicaciones? Suprimir la mita, eliminar los obrajes, abolir todo tipo de alcabala y manumisión de los esclavos. “¡Levántese americanos!” exclamó en Oruro en 1781, llamando a la más grande revuelta de la historia colonial. La rebelión, que se extendió durante cinco meses, forma parte del memorial de las luchas por la emancipación de los pueblos americanos.

¿Qué podés ver y leer?

Toer, Mario (2000),De Moctezuma a Chávez. Repensando la Historia de América Latina, Buenos Aires: Ediciones Cooperativas. Lander, Edgardo (comp.),La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas, Buenos Aires: CLACSO. Mignolo, Walter (2007) La idea de América Latina. La herida colonial y la opción decolonial, Barcelona: EDHASA. Las civilizaciones precolombinas forman parte de nuestras tradiciones culturales más importantes. En el siguiente link podes encontrar un capítulo de la serie Horizontes (Canal Encuentro) donde aborda la historia de la civilización Maya: [Disponible en: http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/Programas/ver?rec_id=50753%5D En este link podés encontrar una presentación sobre el Tratado de Tordesillas y descubrir qué importancia tuvo en el contexto de la Conquista y colonización de América: [Disponible en: https://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/fullscreen?id=20005%5D

Invitación a editar

Si querés editar este artículo (sumar, acotar, agregar referencias, etc), podés hacerlo en este versión de edición abierta: https://docs.google.com/document/d/1FR4f-FXpY2p-nAPChsv95nzvYf9SDOsCtk-xLg1xlOg/edit?usp=sharing