• José Gaspar Rodríguez de Francia (1766-1840)

    Por

    Leticia González y Gabriela Bourguignon

José Gaspar Rodríguez de Francia, conocido como el Dr. De Francia, fue un político paraguayo central durante el proceso de independencia e instalación del Estado paraguayo. Si bien su importancia no radicó en haber sido motor de la unión de los países de la región, su figura nos ayuda a reflexionar acerca de los diferentes proyectos políticos que se pensaban para nuestros países.

 

El Dr. De Francia tuvo un rol central durante años muy relevantes para el devenir del Paraguay y la región. Su aparición en la escena política se remonta a los años previos a que tuviera lugar el proceso de independencia: desde 1808 ocupó diferentes cargos públicos y en 1811 fue uno de los principales líderes de la revolución paraguaya.

 

Luego de la independencia, su papel político fue cada vez más importante: en 1811 formó parte del Triunvirato y luego de la junta Superior Gubernativa. En 1813 fue designado como Dictador temporal de la República por cinco años y en 1816 (antes de cumplirse el período establecido) fue nombrado Dictador Perpetuo de la República, cargo que ocupó hasta su muerte, el 20 de septiembre de 1840. Cabe señalar que pese a ser un cargo perpetuo, la figura de Dictador estaba presente entre las instituciones que se dio Paraguay en sus primeros años de vida y, por tanto, De Francia fue elegido por sus pares para desempeñar ese cargo.

 

Las ideas políticas de De Francia se orientaban a alcanzar el desarrollo del Paraguay, objetivo que su gobierno alcanzó con creces. Durante la colonia, en el territorio paraguayo había logrado instalarse un campesinado pequeño que, sin embargo, en palabras de Abelardo Ramos “no conocía la pobreza, ni el servilismo, ni la esclavitud, ni el ‘pongo’, ni la ‘mita’”. Más aún, durante la colonia, este país contaba con una importante industria de yerba mate y tabaco que abastecía a todo el Virreinato.

 

En época de las luchas por la independencia, Paraguay se vio impedido de poder utilizar los ríos para salir al mar y, por tanto, el comercio y la navegación no pudieron desarrollarse. Ante esta situación, el Dr. De Francia decidió crear un sistema agrario autosuficiente, que no necesitara del comercio exterior para sobrevivir. De este modo, durante el gobierno de De Francia se fortaleció la industria de la yerba mate y el tabaco, se cultivó algodón y se desarrolló una incipiente industria textil que vestía a los pobladores paraguayos. La existencia de variadas maderas y cursos de agua navegables permitió crear una discreta industria naviera. La ganadería también se expandió de forma considerable.

 

Sin embargo, el desarrollo del Paraguay se basó en su aislamiento del resto de los países de la región. Ello no sólo representó un obstáculo para las premisas de unidad de otros próceres de ese tiempo, sino que también puso límites al propio desarrollo nacional. Así, la contracara de la prosperidad fue la ruptura de las relaciones con el resto del continente. Abelardo Ramos deja clara la opción tomada por Paraguay y por De Francia: “¡Rara inocencia en un hombre tan sagaz! Nunca llegó a entender que o el Paraguay se integraba a una Confederación latinoamericana como provincia para insertarse en el progreso histórico general de la Nación, o debería integrarse forzosamente al mercado mundial como ‘Nación’ agraria sometida.”

 

La opción paraguaya queda clara en 1826, en ocasión del Congreso Anfictiónico que tuvo lugar en Panamá. Convocado por Bolívar, en este Congreso se reunieron representantes de los países de la América española con el objetivo de buscar la unión de la región. Paraguay decidió no asistir a este Congreso, respondiendo así a la invitación formal enviada:

 

“Los portugueses, porteños, ingleses, chilenos, brasileros y peruanos han manifestado a este gobierno iguales deseos de los de Colombia, sin otro resultado que la confirmación del principio sobre que gira el feliz régimen que ha libertado de la rapiña y de otros males a esta provincia, y que seguirá constante hasta que se restituya al Nuevo Mundo la tranquilidad que disfrutaba antes que en él apareciesen apóstoles revolucionarios, cubriendo con el ramo de olivo el pérfido puñal para regar con sangre la libertad que los ambiciosos pregonan. Pero el Paraguay los conoce, y en cuanto pueda no abandonará su sistema, al menos mientras yo me halle al frente de su gobierno, aunque sea preciso empuñar la espada de la Justicia para hacer respetar tan santos fines”.

 

Fue su política aislacionista una de las causas que explican en gran parte los sucesos de la Guerra de la Triple Alianza. En primer lugar, porque el crecimiento económico paraguayo amenazaba los intereses de las grandes potencias como Gran Bretaña, quien quería controlar el continente para que favorezca sus deseos económicos. Para ello, Paraguay debía integrarse al mercado mundial como una “’Nación’ agraria sometida”. En segundo lugar, el menosprecio que sentía el Dr. De Francia hacia los otros países de la región, hizo que el Paraguay pierda importantes aliados, quedándose completamente solo en tiempos de la Guerra. Esta situación de soledad redundó en la terrible tragedia que significó la Guerra de la Triple Alianza.

 

La frialdad del Dr. De Francia en el ámbito de las relaciones internacionales también se vivía en el interior del país: si bien los comienzos de su dictadura fueron de relativa tolerancia, luego comenzó a perseguir, encarcelar y en algunos casos fusilar a políticos y militantes que amenazaban con derribarlo de su cargo.

El Dato

Pese a haber mantenido una relación distante y conflictiva con los líderes políticos de la región (coherente con el aislacionismo que pregonaba), durante sus últimos años de vida De Francia mantuvo una relación especial con Artigas. Tal es así que a partir de 1820 el líder Oriental se exilió en Caraguatí (ubicada al norte de Asunción), donde recibió apoyo económico de De Francia y murió sin volver nunca a su tierra.

¿Qué podés ver y leer?

Ramos, Jorge Abelardo (2006): Historia de la Nación Latinoamericana. Buenos Aires: Honorable Senado de la Nación.[Disponible en: http://jorgeabelardoramos.com/libros/51/Jorge%20Abelardo%20Ramos%20-%20Historia%20de%20la%20Nacion%20Latinoamericana.pdf%5DBáez, Cecilio (1985) Ensayo sobre el Dr. Francia y la Dictadura en Sudamérica. Segunda Edición. Asunción: Cromos SRL/Mediterráneo. Roa Bastos, Augusto (1974). Yo el Supremo, Buenos Aires: Siglo XXI. Una aproximación a la biografía de De Francia puede encontrarse en: http://jovenesrevisionistas.org/gaspar-rodriguez-de-francia-por-luciano-a-schwindt/El gobierno de De Francia y la cultura: http://paraguay-historia.blogspot.com.ar/2009/07/la-dictadura-de-francia-y-la-cultura.htmlEl museo-casa de De Francia en Paraguay: http://www.cultura.gov.py/lang/es-es/2011/06/museo-dr-gaspar-rodriguez-de-francia/

Invitación a editar

Si querés editar este artículo (sumar, acotar, agregar referencias, etc), podés hacerlo en esta versión de edición abierta: https://docs.google.com/document/d/1yyNdEr64eqXFxez83HVar7pFMuKF_FY_BHMEMeHsR9s/edit?usp=sharing