• José Gervasio Artigas Arnal

    Por

    Gabriela Bourguignon

José Gervasio Artigas Arnal fue un militar uruguayo conocido como Jefe de los orientales, declarado Protector de los pueblos libres, proclamado General de los sencillos, nombrado por los paraguayos como Karay Guazú o Gran Señor pero, fundamentalmente, reconocido como uno de los principales defensores de la unión y la autodeterminación de los pueblos de las Provincias Unidas del Río de La Plata.

 

“¡A la empresa compatriotas! Que el triunfo es nuestro: vencer o morir sea nuestra cifra; y tiemblen esos tiranos de haber excitado vuestro enojo, sin advertir que los americanos del Sur, están dispuestos a defender su patria; y a morir antes con honor, que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio”. José Gervasio Artigas (1764-1850)

 

Artigas comenzó su carrera militar en el Cuerpo de Blandengues de Montevideo, unidad militar de la por entonces Banda Oriental, la cual formaba parte del Virreinato del Río de La Plata. No obstante, la Revolución de Mayo de 1810 significó un giro para su vida: en febrero de 1811 desertó del Cuerpo de Blandengues y se trasladó a Buenos Aires, con el fin de ofrecer sus servicios militares al gobierno revolucionario, quien le otorgó el grado de teniente coronel, y le dio su apoyo para comandar el levantamiento de la Banda Oriental contra el poder español.

 

En la proclama de abril de 2011, en Mercedes, Artigas llamó a su ejército de “Americanos del Sur” a “defender la patria; y a morir con honor, que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio”. Pronto vendría su primera gran victoria: La Batalla de las Piedras, para luego sitiar la ciudad de Montevideo, en esa época, ciudad erigida entre murallas.

 

No obstante, ese mismo año, el Virrey Elío, oculto en Montevideo y ante el avance de los portugueses sobre la Banda Oriental, firmó un armisticio con el gobierno de Buenos Aires para hacer frente al enemigo común. Ante a esta situación, Artigas se retiró de Montevideo hacia la provincia de Entre Ríos, junto con su ejército y un gran número de habitantes de la Banda Oriental hecho que posteriormente se denominó “éxodo oriental”.

 

Una de las principales banderas que defendió Artigas fue la del federalismo: bregaba por la conformación de una Confederación de las Provincias Unidas del Río de La Plata, teniendo cada una de ellas un gobierno autónomo, pero sin dejar de estar integradas en una sola Nación. Estas ideas contradecían a las expresadas por el centralismo porteño, quienes planteaban que debía existir un solo centro de poder: Buenos Aires.

 

Este pensamiento de Artigas se encuentra plasmado en las Instrucciones que brindó a sus representantes en ocasión de celebrarse la Asamblea del Año XIII en Buenos Aires, en las que especificó que no debía admitirse otro sistema de gobierno que no fuera el de una confederación. El gobierno de Buenos Aires impidió la participación de sus representantes en la Asamblea, lo que tensionó la relación con Artigas hasta el año 1814, cuando Gervasio Posadas, designado Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de La Plata, firmó un decreto en el que lo declaró “traidor a la patria”. A partir de este momento, Artigas comenzó a luchar contra el gobierno de Buenos Aires para controlar la Banda Oriental. Las ordenanzas de Buenos Aires no se condecían con lo que el pueblo pensaba de Artigas: su popularidad creció y su ejército incorporaba cada vez más brazos. Indios, negros, esclavos, gauchos, campesinos: todos se sumaban a la causa del General de los sencillos.

 

En el año 1814, las tropas artiguistas superaron a las del gobierno de Buenos Aires en Montevideo, logrando que los porteños se retiren y de este modo controlar la Banda Oriental. Esta última, junto con Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Misiones y, por un breve tiempo, Córdoba, integraron la “Liga de los Pueblos Libres”, de la que Artigas fue nombrado su Protector. De este modo, el territorio quedó dividido en dos: por un lado, la Liga de los Pueblos Libres, de gobierno federal, y por el otro, Las Provincias Unidas, centralizadas en Buenos Aires.

 

Durante los años que la Liga funcionó, Artigas tomó diversas decisiones revolucionarias, una de ellas, la primera Reforma Agraria de América Latina. El código agrario de 1815, decretó la expropiación y el reparto de las tierras de los “malos europeos” y “peores americanos”, siguiendo el criterio de que los más vulnerables sean los más beneficiados, principalmente los indios. También, estableció un reglamento aduanero que gravaba fuertemente la importación de mercaderías extranjeras competitivas de las fabricadas en el territorio, a la par que liberaba la importación de los bienes de producción necesarios para el desarrollo económico y adjudicaba un gravamen insignificante a los artículos provenientes del resto del continente latinoamericano.[1]

 

Otro hecho fundamental sucedió el 29 de junio de 1815 cuando Artigas convocó al Congreso de los Pueblos Libres. Este contó con la presencia de diputados provenientes de Corrientes, Misiones, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y la Banda Oriental y se trataron temas como la organización política de los Pueblos Libres, el comercio interprovincial y con el extranjero, el papel de las comunidades indígenas en la economía de la confederación, la política agraria y la posibilidad de extender la confederación al resto del ex virreinato. Además, se discutió un tema fundamental que anticipó al posterior Congreso de Tucumán: la independencia.

 

Esta creciente influencia de Artigas, sumado a su situación de dominio sobre la Banda Oriental le valieron dos enemigos contra los cuales luchó hasta su exilio en 1820: los ya nombrados centralistas porteños, y los portugueses, quienes invadieron la Banda Oriental en 1816 con el con el viejo anhelo de que el Río de La Plata constituya su frontera sur. Las tropas lusobrasileñas ganaron numerosas batallas, obligando a Artigas a retroceder, hasta la Batalla de Tacuarembó en el año 1820, que significó su derrota definitiva.

 

Artigas regresó a Entre Ríos, pero la situación ya no sería la misma: los caudillos Francisco Ramírez de Entre Ríos y Estanislao López de Santa Fe, antiguos aliados, se habían visto fortalecidos por sus victorias frente a los unitarios porteños. Los enfrentamientos habían sido finalizados por el “Tratado de Pilar”, pacto firmado con el gobernador de Buenos Aires, Manuel de Sarratea, a espaldas de Artigas. Éste, ya debilitado, fue posteriormente perseguido por las tropas de Ramírez, obligándolo al exilio.

 

Artigas se refugió en Paraguay, por ese entonces gobernado por el Dictador Supremo Gaspar Rodríguez de Francia, quien aceptó ofrecerle asilo. Allí murió en 1850, pobre, sólo y por muchos años olvidado. Aunque no para siempre: su figura y su pensamiento has sido recuperados recientemente, no sólo como prócer de Uruguay, sino de Nuestra América del Sur, en palabras de Eduardo Galeano: “Su tierra. Nuestra tierra del sur. Usted le será muy necesario, don José. Cada vez que los codiciosos la lastimen y la humillen, cada vez que los tontos la crean muda o estéril, usted le hará falta. Porque usted, don José Artigas, general de los sencillos, es la mejor palabra que ella ha dicho”.

 

 

[1] Galeano Eduardo “Las venas abiertas de América Latina”.

El Dato

En 1814, Carlos María de Alvear -Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata- se propuso fortalecer el dominio sobre el interior extendiendo el centralismo porteño. Sin embargo, contaba con la oposición de Artigas, quien dominaba las provincias del litoral, incluida la Banda Oriental. Ante esta situación, Alvear envió al Almirante Brown para ofrecerle a Artigas la independencia de la Banda Oriental, mientras que el gobierno porteño mantuviera el control sobre el litoral y retirara sus tropas de Montevideo. Artigas rechazó la propuesta: las Provincias Unidas debían mantenerse integradas. Por otro lado, aceptar esta propuesta era perjudicial: las tropas lusobrasileñas eran más numerosas que las artiguistas y, de no contar con el apoyo porteño, la Banda Oriental se dirigía a una conquista segura por parte de los portugueses. Este hecho pone de relieve el pensamiento integrador de Artigas: las Provincias Unidas del Río de La Plata eran una sola y así debían mantenerse.

¿Qué podés ver y leer?

O ́Donnell, Pacho (2012) Artigas, la versión popular de la Revolución de Mayo, Buenos Aires: Editorial Aguilar. Artigas, José Gervasio (1811) “Proclama de abril de 1811”. [Disponible en: http://www.lagazeta.com.ar artigas_proclama_1811.htm] Artigas, José Gervasio (1813) “Instrucciones que se dieron a los representantes del Pueblo Oriental para el desempeño de su encargo en la Asamblea Constituyente fijada en la ciudad de Buenos Aires” [Disponible en: http://tintafresca.com.ar/independencia/9julio/htm/documen/instruccio.htm ] Más información sobre Artigas en: http://www.artigas.org.uy/ El Canal Encuentro tiene un ciclo sobre “Caudillos” con un episodio dedicado a Artigas: http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/Programas/ver?rec_id=103611

Invitación a editar

Si querés editar este artículo (sumar, acotar, agregar referencias, etc), podés hacerlo en esta versión de edición abierta: https://docs.google.com/document/d/1TB2TLaYfrN6yc_KlZioE5zmFBzhR3BmREakhvqRPIO8/edit?usp=sharing