• La Guerra de la Triple Alianza

    Por

    Leticia González

Entre 1865 y 1870 los países que muchos años después crearían el MERCOSUR dieron lugar a uno de los hechos más dolorosos de su historia: La Guerra de la Triple Alianza o Guerra del Paraguay. En esta guerra, el Paraguay del Presidente Francisco Solano López se enfrentó a un ejército conformado por Argentina, Brasil y Uruguay, que se unió por medio de un pacto secreto suscrito en 1865 por sus mandatarios, Bartolomé Mitre (Presidente de Argentina), Pedro II (Emperador del Brasil) y Venancio Flores (Presidente de Uruguay).

 

Este conflicto es considerado por muchos historiadores como el primer conflicto económico y político de los países de la región, que enfrentó a Estados nación en proceso de consolidación. Es también visto como un punto de la historia que marca a fuego a nuestra región y que define tanto el futuro de los países que se vieron involucrados en ella como las relaciones que éstos establecen entre ellos y con terceros países.

 

Como resultado de esta guerra, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay vieron modificada su geografía, su población, su sistema productivo, su economía y, sobre todo, su sistema político, cada uno de ellos en diferente grado. Pero para comprender los motivos que llevaron a este cruento enfrentamiento debemos remontarnos unos años atrás y focalizarnos en la economía, en la sociedad y en la política de estos países, elementos que son centrales para comprender el proceso bélico.

 

En términos económicos, es importante señalar que por esos años el Paraguay se había convertido en un país con un desarrollo inédito para la región: poseía un modelo agrícola propio, no dominado por los intereses de países extranjeros (en especial de Gran Bretaña, como ocurría en el resto de la región), en el que los campesinos y el Estado compartían la propiedad de la tierra. Asimismo, contaba con grandes avances sociales. El más importante de ellos era que, a diferencia de lo que ocurría en el resto de los países de la región, la mayoría de sus habitantes habían recibido instrucción básica, es decir, sabían leer y escribir. Es decir, tanto la economía como la sociedad de Paraguay eran sumamente avanzadas para su época pero sobre todo proponían un modelo opuesto al de otros países de la región, sumidos en la relación con fuerzas imperiales extranjeras.

 

En términos políticos, la Guerra de la Triple Alianza reflejó la lucha política entre dos grandes grupos o sectores políticos. Por un lado, en la década de 1860, Argentina era gobernada a nivel nacional por Bartolomé Mitre, representante de las ideas unitarias y liberales. En términos regionales, sus principales aliados políticos eran el Imperio de Brasil y, en Uruguay, los Colorados (liberales), fuerza política opositora al gobierno de Bernardo Prudencio Berro. Berro y su grupo político (los llamados Blancos), por su parte, eran aliados de Solano López, el presidente de Paraguay.

 


“Arriba de todos los sofismas que pretenden disfrazar el carácter de la guerra está el buen sentido de los pueblos, que no podrán comprender jamás que la redención se lleve a balazos, como la Inquisición llevaba la fe a fuerza de hogueras. La intervención extranjera será siempre un atentado, ya se proclame a nombre de la fuerza bruta, ya se revista con el mandato hipócrita de los redentores modernos. José Hernández

 

A principios de 1864, acosado políticamente por los gobiernos de Argentina y Brasil, en el gobierno uruguayo (blanco) convocó al ejército paraguayo en su ayuda. De esta forma, los Blancos buscaba consolidar una estrategia para evitar ser derrocados y reemplazados por los Colorados en el gobierno. Sin embargo, en una “cruzada libertadora”, Argentina invadió Uruguay. Para ello, contó con el apoyo de Brasil, que se encontraba en disputa con Uruguay por parte de su territorio. En enero de 1965, el Gral. Venancio Flores(Colorado), con el apoyo de sus vecinos, derrocó a los blancos y asumió el gobierno como dictador del Uruguay. A partir de este momento, entonces, la alianza entre los gobiernos Argentina, Brasil y Uruguay se consolidó y avanzó el aislamiento al Paraguay.

 

Frente a esta situación, Solano López intentó ir al auxilio del derrocado gobierno uruguayo. Sin embargo, para ello debía atravesar el territorio de Argentina, ya que Paraguay y Uruguay no tienen fronteras. Este intento de avance es el que llevó a la declaración de guerra el 13 de abril de 1865.

 

En un primer momento el ejército paraguayo logró avanzar sobre los territorios argentino y brasileño. Ello se debió en parte a que Paraguay, a diferencia del resto de los países, contaba con un ejército propio, profesional y consolidado. Argentina y Brasil, por el contrario, debieron recurrir a diferentes medidas (resistidas por la población) para lograr conformar fuerzas armadas nacionales. Sin embargo, poco más de un año después, cuando las fuerzas aliadas logran consolidar sus ejércitos, Paraguay fue llevado a luchar en su propio territorio y a tomar una posición meramente defensiva.

 

Pese a que el importante apoyo económico recibido por parte de Gran Bretaña les permitió continuar, los aliados -y en particular, Argentina- debieron enfrentar durante estos años una importante resistencia interna a la guerra, por parte de ciudadanos, intelectuales y políticos. Uno de los principales portavoces en torno de este enfrentamiento fue Juan Bautista Alberdi, quien lo calificó como “la guerra de la triple infamia”.

 

El enfrentamiento final tuvo lugar en marzo de 1970 en Cerro Corá (en la actual frontera entre Brasil y Paraguay), una batalla desigual en la que se enfrentaron las de 4000 aliados contra 400 paraguayos, en su mayoría jóvenes o ancianos, ya que gran parte del ejército había sido diezmado en los años anteriores. Entre ellos luchó Francisco Solano López, quien murió en el campo de batalla al grito de “muero con mi patria”.

 

A partir de allí, las fuerzas aliadas tomaron Paraguay, impusieron un nuevo gobierno, redefinieron las fronteras, prohibieron el idioma guaraní (que era el que hablaba la mayoría de la población), modificaron el sistema productivo -asimilándolo al propio- y dejaron allí su ejército por seis años. Luego de cinco años de guerra, todos los países se encontraban devastados. Sin embargo, el más perjudicado fue Paraguay, quien perdió gran parte de su población masculina, además de su autonomía política, económica y cultural.

 

Pero esta guerra no fue sólo dolorosa por las pérdidas que implicó para Paraguay, sino porque en ella los intereses de la patria latinoamericana, de pueblos hermanos, se vieron traicionados. Así, los intereses de quienes defendían un modelo económico y político en el que los poderes extranjeros ocupaban un lugar central primaron sobre los intereses propios de la región.

El Dato

El 13 de agosto de 2014, la Presidenta de Argentina –Cristina Fernández de Kirchner– entregó a Paraguay un lote de muebles requisados a Francisco Solano López, durante la guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Así las piezas (sillas, sillones, mesas y otras de estilo neogótico en madera tallada) llegan a su destino 140 años después de que fueran decomisados por la aduana argentina cuando viajaban desde Alemania, donde fueron encargados por Solano López. La Aduana argentina las había vendido en una subasta a Anarcasis Lanús (miembro del Congreso Nacional argentino). En 1985 la familia Lanús donó las piezas al Museo Histórico Provincial Martiniano Leguizamón de la provincia de Entre Ríos, donde se encontraban hasta el acto de reparación histórica.

¿Qué podés ver y leer?

Ciclo: Vencedores y vencidos. Las luchas por la conformación nacional. La Guerra de la Triple Alianza se encuentra en dos episodios: http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/ver?rec_id=122692 http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/ver?rec_id=122693 Alberdi, Juan Bautista (1988) La guerra del Paraguay, Buenos Aires: Editorial Hyspamérica. Pomer, León (1968) La Guerra del Paraguay Estado, política y negocios, Buenos Aires: Colihue

Invitación a editar

Si querés editar este artículo (sumar, acotar, agregar referencias, etc), podés hacerlo en esta versión de edición abierta: Artículo en edición abierta: https://docs.google.com/document/d/1Zdq_AgAaqATCXTWw4mAyu3YQxI_uqmjuihZvV50Pr2o/edit?usp=sharing