• Simón Bolivar (1783-1830)

    Por

    María Florencia Montero y Nicolás Bergagna

El 24 de Julio de 1783 el mundo conoció a Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte Palacios y Blanco, más conocido como Simón Bolívar. Nacido en el seno de una de las familias más ricas de Caracas, dueños de plantaciones y minas, ocupó un lugar de aristócrata en la sociedad de la época. De extensa carrera militar y política, este hombre representa una de las principales figuras de la lucha independentista.

 

Simón Bolívar habitó una América convulsionada y en constante cambio. Particularmente en Venezuela, existían ciertos resquemores sociales por las diferencias de derechos existentes entre la oligarquía española dueña del poder encarnada en las clases mantuana o criolla y los estratos más bajos de pardos y esclavos.

 

Desde su niñez se formó con los mejores maestros y pensadores de la ciudad, entre ellos, el reconocido pedagogo Simón Rodríguez, quien influyó profundamente en la instrucción y el carácter del Libertador. Al reencontrarse posteriormente en Europa, las ideas emancipatorias de Rodríguez calaron hondamente en el pensamiento de Bolívar, plasmando en él la idea de que América debía forjar su propio camino y dejar atrás los lazos con España. De la mano de su mentor, juró en el Monte Sacro “romper con las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”, comprometiéndose por primera vez a dar la vida en la lucha por cambiar el destino de su continente. En 1807, luego de esta experiencia reveladora, emprendió el regreso a su tierra con ansias independentistas, para iniciar un camino que lo constituiría como uno de los grandes libertadores de América.

 

Al crearse una Junta Suprema de Venezuela fue nombrado “Coronel de Infantería” y se le ordenó viajar a Londres en busca de apoyo para el proyecto del nuevo gobierno. En dicho viaje mantuvo contacto con Francisco de Miranda y su deseo de poner en marcha la gran nación llamada “Colombia”. Cuando las juntas americanas, sin intención independentista, juraban por Fernando VII, la postura jacobina de Bolívar, qué ya se identificaba como de ruptura total con la potencia española, comenzó a hacerse un lugar en el panorama político de la época.

 

“Yo diré a Vd. Lo que puede ponernos en actitud de expulsar a los españoles y de fundar un gobierno libre: es la unión, ciertamente; mas esta unión no nos vendrá por prodigios divinos sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos.”

 

Con un proyecto en mente, Bolívar se pronunció a favor de la Independencia absoluta de Venezuela ante el Congreso Constituyente en 1811 y dictó su primer discurso memorable ante la Sociedad Patriótica, en el que manifestó “sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana. Vacilar es perdernos”, declarando la Independencia de Venezuela y la Constitución Federal. En 1812 Bolívar escribió el Manifiesto de Cartagena donde esgrimió las causas de la caída de la república. A la vez, daba múltiples batallas por reconquistar territorios, lo que le valió el título de “Libertador” y ser ratificado como capitán general de los ejércitos de Venezuela. En 1813 presentó el Decreto de Guerra a Muerte donde, haciendo referencia a la emancipación de Venezuela, expresó la necesidad de que todos los nacidos en esa tierra sintieran la causa independentista y se unieran a la lucha contra el dominio español. Bolívar interpeló a los hijos de América, a todos aquellos hombres y mujeres nacidos en tierra americana, con el objetivo de hacerlos conscientes de la urgencia con la que debían unirse para expulsar definitivamente a los colonizadores. En este decreto manifiesta duramente: “Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes. […] Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables”. En Kingston, Jamaica, se dedicó a divulgar, a través de una copiosa correspondencia con personalidades de todo el mundo, la intención de la guerra que se estaba librando en el territorio de la América meridional.

 

Allí, en 1815 redactó la Carta de Jamaica, donde describió el panorama de todas las luchas que se llevaban simultáneamente en América y el posible futuro del territorio, a la vez que analizó con preocupación los tipos de gobiernos de las nuevas naciones, adelantando la idea de la unión colombiana y la de unir toda Sudamérica en el istmo de Panamá. Entre otras cosas, manifestó:  “No somos indios ni europeos, sino una especie media, entre los legítimos propietarios del país y los usurpadores españoles”.

 

Seis años más tarde, en junio de 1821, logró la reconquista de Venezuela. Durante sus años de lucha, el Libertador proclamó la libertad de los esclavos, ofreció tierras a cambio de lealtad militar y se encargó de la reconstrucción política de la región convocando al Congreso de Angostura en Febrero de 1819, donde brindó un célebre discurso en el que presentó un proyecto de Constitución y un análisis exhaustivo de las formas de gobierno más conveniente para la concreción del proyecto de la Gran Colombia. Luego avanzó sobre Nueva Granada, librando a los actuales países de Colombia y Venezuela primero y continuó hacia el sur culminando en Perú. En 1824 se reunió con José de San Martin en Guayaquil y con un variado ejército recuperó la ciudad de Lima (actual Perú), generando la construcción de una nación con el nombre de Bolívar (Bolivia) marcando de esta forma el fin del orden colonial en América del sur. Es en ese marco donde lanzó la convocatoria al Congreso Anfictiónico de Panamá, que se realizó en 1826 en busca de la confederación de los Estados de América como proyecto de unificación continental.

La emancipación americana fue el objetivo por el que Simón Bolívar entregó su vida. Esta lucha se conjugó con una noción de unidad que interpeló por primera vez a los nacidos en este suelo, llamándolos a unirse bajo una causa común. Así, el proceso de construcción de la identidad americana como piedra angular del pensamiento bolivariano se realizó conjuntamente con la lucha por la independencia y la unión de los pueblos de la patria grande.

 

Bolívar falleció a los 47 años de edad luego de haber dedicado la mitad de su vida a la liberación y la unión de los pueblos en pos de un proyecto de unidad, un proyecto político de hermandad de una patria latinoamericana más libre y más justa, la patria grande.

 

 

Un Hecho

El 16 de Junio de 1822, Simón Bolívar entró como héroe de guerra en la Plaza Mayor de la ciudad de Quito. Desde los balcones bajos las jóvenes quiteñas aclamaban su nombre. Una de ellas se propuso llamar la atención del Libertador lanzando una corona de laureles que golpeó su cara. Así, Bolívar vio por primera vez a Manuela Sáenz. Esa misma noche fueron presentados. De la mano del Libertador, Manuela se unió a la lucha independentista, llegando al grado de Capitán de Húsares. Manuela Sáenz se constituyó en uno de los personajes más relevantes de la independencia y fue una de las primeras defensoras de los derechos de la mujer en América Latina.

¿Qué podés ver y leer?

Bolívar Simón Juramento de Roma (15 de agosto de 1805) Bolívar Simón Manifiesto de Cartagena (15 de diciembre de 1812) Bolívar Simón Decreto de guerra a muerte (15 de junio de 1813) Bolívar Simón Manifiesto de Carúpano (7 de septiembre de 1814) Bolívar Simón Carta de Jamaica (6 de septiembre de 1815) Las más hermosas cartas de amor entre Manuela y Simón (2010), Ediciones la Presidencia de la República. Biografía y galería de pinturas del Libertador http://www.venezuelatuya.com/biografias/bolivar.htm - http://www.biografiasyvidas.com/monografia/bolivar/ Reseñas sobre escritos de Simón Bolívar http://www.monografias.com/trabajos54/manifiestos-simon-bolivar/manifiestos-simon-bolivar.html

Invitación a editar

Si querés editar este artículo (sumar, acotar, agregar referencias, etc), podés hacerlo en esta versión de edición abierta: https://docs.google.com/document/d/1VGKeAYi5xJLrBxkWCHJSesiARKqBhZVPTc-XIZ9UW4A/edit?usp=sharing